Gobierno coportativo
Gobierno Corporativo y Pyme
Sergio Bascuñan
29-01-2018
Gobierno coportativo

Aún existe la idea de que una Pyme debe ocuparse de los ternas estratégicos sólo cuando enfrenta alguna crisis, pero la mayoría de los problemas pueden ser abordados con anticipación y de una manera seria, sólida y oportuna con el establecimiento de un cuerpo asesor que incluya asesoramiento experimentado e independiente que apoye la implementación de un plan estratégico, incluyendo la conveniencia e importancia de la elaboración de presupuestos y proyecciones del negocio en el tiempo. Así, el Gobierno Corporativo puede proporcionar a la Pyme un mayor y mejor control sobre la manera en que opera. le permitirá crecer de manera estructurada y segura; y también competir con empresas de gran tamaño. Probablemente para muchos administradores y dueños de empresas el gobierno corporativo es un término muy lejano y ajeno a su realidad diaria, que se asocia principalmente al quehacer de las grandes empresas y que no representa beneficios concretos, sino más gastos.

Sin embrago, la experiencia internacional dice lo contrario. En la actualidad, la mayoría de los emprendimientos en Estados Unidos, con prescindencia de su tamaño, se estructuran con un modelo de gobierno corporativo que incluye la formación de un directorio y asesores independientes para asumir tareas concretas, como la definición de los roles y responsabilidades dentro de la organización. Ello les ha permitido proyectar responsabilidad y transparencia que los hace atractivos para los inversionistas, facilita el acceso a financiamiento externo y también les permite contar con asesoramiento experto e independiente desde el primer minuto, reduciendo los riesgos de su administración.

Se ha comprobado que contar con un modelo de gobierno corporativo en una empresa, independiente de su tamaño, impulsa la transparencia y ayuda a tornar decisiones estructuradas y sólidas, lo que permite reducir los riesgos del negocio, logrando con ello vender más y mejor. Por lo tanto, el desafío inmediato no es sólo la difusión de las bondades de la implementación de un gobierno corporativo en las Pymes, sino también la necesidad de acompañar a sus administradores o dueños en el proceso de entendimiento de sus beneficios antes de cualquier intento de intervenir en sus empresas.