Header Image
  • Print
  • Share

Nuestros valores

En Crowe Horwath Spain es primordial el mantenimiento de los principios que inspiraron su creación, que son: 

Personalización

Nuestro servicio está permanentemente controlado y seguido por equipos designados para mantener un estrecho contacto con nuestros clientes. La intervención de diferentes profesionales de nuestra organización está constantemente coordinada por el equipo responsable del cliente. 

Calidad

Junto a la de formación continuada, desarrollamos en nuestra organización dinámicas de actualización y de control de procedimientos y sistemas para obtener un alto grado de calidad en nuestro servicio. Profesionales destacados de nuestra firma desarrollan permanentemente actividades académicas en instituciones universitarias y foros empresariales. Disponemos en nuestra organización de un Centro de Coordinación de Información, que analiza e informa permanentemente a nuestros profesionales y les permite obtener una cultura profesional común y una permanente actualización de las novedades, no sólo legislativas y jurisprudenciales, sino también doctrinales y administrativas. 

Experiencia

La formación interna tiene como uno de sus objetivos la acumulación de las experiencias y el conocimiento desarrollado para su transmisión a los profesionales que se incorporan a los diferentes equipos. 

Anticipación

La proactividad de nuestro sistema de trabajo nos permite llegar más allá de la solución de los problemas concretos que se nos plantean, y presentar a nuestros clientes tanto las implicaciones de futuro que puedan suponer los cambios normativos y jurisprudenciales como las alternativas que tales cambios puedan plantear a las necesidades de nuestros clientes. 

Compromiso

Más allá de facilitar a nuestros clientes las soluciones concretas que nos son demandadas, procuramos mantener una óptica próxima al empresario, tanto en la inmediatez de la respuesta, como en la valoración de los riesgos asumibles. 

Ética

Nuestro compromiso con nuestros clientes se enmarca siempre en una exigente línea ética, tanto en las actuaciones concretas, como en relación a los contenidos de nuestro asesoramiento. La imprescindible confidencialidad de nuestra actuación profesional es una dimensión del mantenimiento escrupuloso de los exigentes principios deontológicos que la rigen.

Independencia

Siendo la generación de confianza una premisa básica de nuestra actuación, mantenemos un estricto control de aquellas circunstancias o elementos que pudiesen comprometer nuestra independencia.